El proyecto de café de residuo cero

Gafas sostenibles a partir de posos de café usados. OCHIS, Ucrania

Es posible que hayas oído hablar de algunas de las formas en que podemos reciclar los posos de café usados, por ejemplo, utilizándolos como abono o como base para exfoliantes corporales. Esta marca ucraniana ha llevado el upcycling del café un paso más allá y ha creado las primeras monturas de gafas a base de café del mundo.

Ochis (pronunciado oh-cheez) se remonta a 2018, cuando su cofundador Max Havrylenko decidió encontrar un nuevo material sostenible para fabricar gafas. Como hijo de dos ópticos, tenía mucha experiencia trabajando con varias marcas como reparador y aprendió rápidamente todas las fortalezas y debilidades que ofrecían los materiales comunes. Con la certeza de que las gafas eran el trabajo de su vida, comenzó el periodo de experimentación para crear algo verdaderamente único. Su firme convicción de que el plástico causa un daño irreparable al planeta le hizo meterse de lleno en la búsqueda de un material respetuoso con el medio ambiente. Y no fue fácil.

En sus primeros intentos de crear una alternativa al plástico, Max utilizó una combinación de acetato de celulosa y corcho. Estas monturas parecían chulas, pero les faltaba la chispa que hace que los inventores griten "¡Eureka!" Todavía quería conseguir algo más único. Entonces Max se dio cuenta de que las materias primas naturales podrían encajar en sus propósitos: algo cotidiano y sencillo podría cobrar una nueva vida. Además, un material natural haría que la producción fuera aún más sostenible. Fueron largos meses de prensar todo lo que le llamaba la atención en casa y en los supermercados: perejil, arroz, canela, cúrcuma, romero, semillas diversas...

Algunos de los materiales resultaron inadecuados para crear monturas, otros estaban más o menos bien, pero quedaba un problema insoluble: todos estos recursos podían utilizarse para cocinar en lugar de "desperdiciarse" en gafas. El material ideal tenía que ser un subproducto, algo inutilizable, y entonces las gafas darían una nueva vida a unos residuos que de otro modo serían inútiles. Creativamente, esto era difícil. Max seguía sin poder encajar las piezas del rompecabezas, aunque parecía que la respuesta debería ser absolutamente obvia. Tras un par de semanas de reflexiones infructuosas, cuando parecía que la solución nunca llegaría, ocurrió algo increíble: La novia de Max por aquel entonces acudió a su taller y le sugirió que probara con posos de café.

Granos de café usados, el material básico para los marcos

Fue una sensación increíble de alegría, inspiración y motivación al mismo tiempo. Por fin se alinearon todos los astros: sí, definitivamente las gafas tenían que estar hechas con café usado. Es un subproducto natural gratuito que huele bien, queda genial en color negro y tiene miles de fans por todas partes.

Sintiéndose eufórico, Max comenzó las interminables prensadas y mejoras. Necesitó 300 planchas de prueba para hacer una base lo bastante resistente para recortar las monturas, e incluso entonces, las primeras muestras de gafas se le desmoronaron en las manos. Pero la perseverancia y el sentido del propósito le empujaron hacia adelante y, seis meses después, se creó el primer prototipo de las futuras Ochis .

Pulido final de un marco

Tras una exitosa campaña de Kickstarter, la marca empezó por fin a crecer, abrió su propio centro de producción y empezó a mejorar la tecnología que hay detrás de los vasos de café. Por desgracia, todo eso ocurrió justo una semana antes de que la cuarentena por COVID-19 afectara a Ucrania, por lo que la marca pasó por un mal momento.

Actualmente, el proceso de producción es más o menos así: Las cafeterías de Kiev entregan sus posos de café usados al equipo de producción. La materia prima se seca y se mezcla con aceites naturales para formar un nuevo compuesto a base de plantas que es impermeable, tiene una textura mate y conserva el aroma del café durante meses. La fórmula sigue siendo un secreto. Gracias a la exclusiva tecnología de producción inventada por Max, cada montura es una combinación de funcionalidad, diseño e innovación ecológica, lo que hace que todas las Ochis sean ecoconscientes, ergonómicas y universales: un accesorio básico sostenible y una nueva palabra en el ámbito de la óptica.

Gafas de sol Ochis

La empresa considera crucial combinar la alta calidad de las gafas con un diseño práctico y atemporal. Concienciados con el medio ambiente y conscientes de la contaminación que tradicionalmente ha provocado la industria óptica, Ochis quería proponer un nuevo tipo de gafas: ecológicas, ergonómicas y universales, un accesorio básico sostenible. Creen firmemente que el diseño es tan bueno como sostenible. Las gafas son fotodegradables (técnicamente no entran en la categoría de biodegradables por su velocidad de descomposición). Así que se trata de un biopolímero degradable totalmente seguro para el medio ambiente.

A pesar de la guerra a gran escala desatada contra Ucrania por Rusia en febrero de 2022, Ochis sigue trabajando. Una parte del equipo se ha trasladado a Berlín, pero la producción sigue estando en Kiev, lo que significa que la empresa desafía los constantes cortes de electricidad y las alertas de ataques aéreos. Esto también interrumpió la cadena de suministro durante un tiempo en primavera, pero hubo que encontrar nuevas soluciones rápidamente.

El equipo de Ochis en noviembre de 2022. Detrás, los dos cofundadores: el jefe de producción Max (en el centro, con cuello alto) y el director creativo Akim (con gafas)).

Ahora, Ochis vuelve a hacer envíos a todo el mundo e incluso ha sacado una nueva colección en verano de 2022. La cápsula "Tsvit" (que significa "florecer" en ucraniano) está dedicada a la resistencia de Ucrania frente a una guerra brutal contra su libertad e identidad. Nació como una forma de preservar la belleza de su tierra natal combinando posos de café usados y flores de campo ucranianas en un solo marco. Cada marco y estuche de esta colección está cubierto por tres opciones diferentes de pétalos de flores. El girasol amarillo representa la voluntad inquebrantable ("volya" en ucraniano). Las caléndulas rojas representan la fuerza infinita (syla). Los acianos azules simbolizan la belleza (krasa). Cada par es único gracias a la forma impredecible en que se revelan los motivos durante el proceso de pulido.

La cápsula Tsvit: símbolo de la resistencia de Ucrania

Ochis sigue teniendo esperanzas en el futuro de las gafas de café, con un interés internacional en alza tras su participación en la exposición SILMO este otoño. La capacidad de producción asciende a 100 monturas al mes, y Ochis tiene previsto lanzar una nueva colección con diseños renovados en la primavera de 2023.

Si algo nos puede enseñar esta historia es que la perseverancia y la capacidad de soñar a lo grande son cruciales para cualquier empresa, pequeña o no. Lo imposible se convierte en realidad si sigues luchando por lo que crees y te preocupas por el planeta y las personas que lo habitan.

P.D. Por favor, sigue apoyando a Ucrania ya que la guerra aún no ha terminado. Ochis tiene su propia guía sobre cómo hacerlo de la forma que te resulte más cómoda.

Autor: Anastasiia Mishustina, responsable de comunicación de Ochis , redactora e ilustradora freelance. 

Noticias y eventos:
Anuncios: